Domingo 1 de Septiembre

Reflexión sobre el Evangelio

«Y el que se humilla, será engrandecido»: La humildad es tan necesaria para la salvación que Jesús aprovecha cualquier circunstancia para ponerlo de relieve. Aquí se sirve de las actitudes que observa entre los asistentes a aquel banquete para insistir de nuevo que en el banquete celestial es Dios quien nos asigna el puesto. «La conciencia de la magnitud de la dignidad humana –de modo eminente, inefable, al ser constituidos por la gracia en hijos de Dios– junto con la humildad, forma en el cristiano una sola cosa, ya que no son nuestras fuerzas las que nos salvan y nos dan la vida, sino el favor divino. Es ésta una verdad que no puede olvidarse nunca» (S. Josemaría Escrivá. Es Cristo que pasa, n. 133).

Meditación

Los primeros puestos

I. El Evangelio de hoy (Lc 14, 1; 7-11) nos habla de la virtud de la humildad como fundamento de todas las demás, y Jesús aprovecha cualquier circunstancia para ponerlo de relieve. La verdadera humildad no se opone al legítimo deseo de progreso personal en la vida social, de gozar del necesario prestigio profesional, de recibir el honor y la honra que a cada persona le son debidos. Todo esto es compatible con una honda humildad; pero quien es humilde no gusta de exhibirse. Sabe que en el puesto que ocupa no está para lucir y ser considerado, sino para cumplir una misión cara a Dios y en servicio de los demás. Nada tiene que ver esta virtud con la timidez, la pusilanimidad o la mediocridad. La humildad nos lleva a tener plena conciencia de los talentos que el Señor nos ha dado para hacerlos rendir con corazón recto, y a dirigir hacia Dios los deseos de gloria que se esconden en todo corazón humano.

II. Para crecer en la virtud de la humildad es necesario que, junto al reconocimiento de nuestra nada, sepamos mirar y admirar los dones que el Señor nos regala, los talentos de los que espera el fruto. Iremos por el mundo con esa altísima dignidad de ser “instrumentos de Dios para que Él actúe. Humildad es reconocer nuestra poca cosa, nuestra nada, y a la vez sabernos “portadores de esencias divinas de un valor inestimable”. Esta visión real, nos lleva al agradecimiento continuo, a las mayores audacias espirituales porque nos apoyamos en el Señor, a mirar a los demás con todo respeto y a no mendigar pobres alabanzas y admiraciones humanas que tan poco valen y tan poco duran. Para aprender a caminar en este sendero de la humildad hemos de saber aceptar las humillaciones externas que seguramente encontraremos y acudir al Sagrario; aprender a rectificar cuando nos hemos equivocado; tener sinceridad plena con nosotros mismos; ser dóciles en la dirección espiritual; reprimir la tendencia a decir la última palabra y no considerarnos imprescindibles. III. ‘La verdadera humildad procura no dar aparentes muestras de serlo, ni gasta muchas palabras en proclamarlo’ (San Francisco de Sales, Introducción a la vida devota). Está llena de sencillez, y sale de lo más profundo del corazón, porque es ante todo una actitud ante Dios. De la humildad se derivan incontables bienes, atrae sobre sí el amor de Dios y el aprecio de los demás, y se apoya constantemente en la bondad y en la omnipotencia de Dios: cuando me siento débil, entonces soy fuerte (2 Co 12, 10). La Virgen nos ayudará a progresar en esta virtud y amarla como un don precioso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s