Domingo 8 de Septiembre

Reflexión sobre el Evangelio

El evangelista presenta ahora a Jesús en un contexto diferente. Mucha gente le sigue pero el Señor les explica que seguirle verdaderamente es algo más radical que el mero sentirse atraído por su doctrina: «La doctrina que el Hijo de Dios vino a enseñar fue el menosprecio de todas las cosas, para poder recibir el precio del espíritu de Dios en sí; porque, en tanto que de ellas no se deshiciere el alma, no tiene capacidad para recibir el espíritu de Dios en pura transformación» (S. Juan de la Cruz, Sub. Mont. Carm. 1, 5,2).

Meditación

Examinar la conciencia

I. En el Evangelio de la Misa nos habla el Señor de las exigencias que lleva consigo el seguirle. Ser discípulo de Cristo, procurar seguirle fielmente en medio de nuestras ocupaciones, es la empresa suprema que ha de acometer todo hombre. Necesitamos conocer los bienes que poseemos y saber utilizarlos, ser conscientes de aquello que nos falta, arrancar y tirar lo que estorba. Ésta es la misión del examen de conciencia. Si lo hacemos bien, con hondura, nos lleva a conocer la verdad de nuestra vida. Los buenos comerciantes hacen balance cada día del estado de sus negocios: nuestro gran negocio, en cada jornada, es la correspondencia a la llamada del Señor. No existe nada que nos importe tanto como acercarnos más y más a Cristo. Es el amor lo que nos mueve a examinarnos y da esa particular agudeza al alma para detectar aquellas cosas de nuestro actuar que no agradan a Dios. Hagamos el propósito para todos los días de ‘hacer a conciencia el examen de conciencia’ (A. Del Portillo, Carta).

II. Para hacer a conciencia este balance al terminar la jornada, será de gran ayuda fomentar a lo largo del día el espíritu de examen. Debemos ir prevenidos contra ‘el demonio mudo’ (S. Josemaría Escrivá, Camino), que intentará cerrarnos la puerta a la verdad para que no veamos las faltas e imperfecciones, los defectos arraigados en el alma y que intentará disculparnos de nuestras faltas de amor a Dios. Para conocernos con hondura nos ayudará el preguntarnos con frecuencia: ¿Dónde tengo puesto de modo más o menos habitual el corazón?… ¿En mí mismo, en mis cosas? ¿Con qué frecuencia acudo a Dios a lo largo del día? ¿Ha sido mío o de Dios este día? Para conocernos de verdad, es necesario que pidamos la humildad, porque sin ella estamos a oscuras. Otro enemigo del examen de conciencia es la tibieza que se manifiesta precisamente en el poco empeño en examinarse. Lucharemos contra ella y la venceremos con la ayuda de la gracia. III. El examen de conciencia es un diálogo entre el alma y Dios. Al iniciarlo debemos ponernos, en primer lugar, en presencia del Señor. Haremos el examen y consideraremos cómo ha visto el Señor nuestro día. Lo más importante del examen, que ordinariamente durará pocos minutos, es el dolor y la contrición. Brotarán algunos propósitos concretos, quizá pequeños. También veremos las obras buenas del día, y eso nos llevará a ser agradecidos con el Señor. Nos retiraremos a descansar con el alma llena de paz y alegría con deseos de recomenzar al día siguiente ese camino de amor a Dios y al prójimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s