Jueves 26 de Septiembre

Reflexión sobre el Evangelio

La actividad de Jesús suscita una pregunta capital: «¿Quién es este?». En el evangelio se señala que la gente no acertaba con la respuesta, que Herodes estaba perplejo, y que Pedro le confesó como Mesías. Pero también se anota que el motivo que impulsaba a Herodes era la mera curiosidad, mientras que Pedro hacía un auténtico acto de fe en el que comprometía su propia vida.

Meditación

Querer ver al Señor

I. En el Evangelio de la Misa, san Lucas nos dice que Herodes deseaba encontrar a Jesús: ‘buscaba la manera de verle’ (Lc 9, 7-9). Le llegaban frecuentes noticias del Maestro y quería conocerlo. A través de los Evangelios sabemos que muchas personas querían ver a Jesús. Contemplarlo, conocerle, y tratarle, también es nuestro mayor deseo. Nada se puede comparar a este don. Herodes, teniéndole tan cerca, no supo ver al Señor. Jesús vive y está muy cerca de nuestros quehaceres normales, pero hemos de purificar nuestra mirada para contemplarlo. Su rostro amable será siempre el principal motivo para ser fieles en los momentos difíciles y en las tareas de cada día. Le diremos muchas veces: ‘buscaré, Señor, tu rostro… siempre y en todas las cosas’.

II. Nadie que de verdad haya buscado a Cristo ha quedado defraudado. Herodes sólo trataba de verlo por curiosidad, por capricho…, y así no se le encuentra. Cuando durante la Pasión, Pilatos se lo remitió, se alegró mucho… porque deseaba verle hacer algún milagro. Le preguntó con muchas palabras, pero Jesús no le respondió nada (Lc 23, 8-9). Jesús no le dijo, porque el Amor nada tiene qué decir ante la frivolidad. Él viene a nuestro encuentro para que nos entreguemos, para que correspondamos a su Amor infinito. Vemos a Jesús, siempre presente en el Sagrario, cuando deseamos purificar el alma en el sacramento de la Confesión, cuando no dejamos que los bienes pasajeros –incluso los lícitos– llenen nuestro corazón como si fueran los definitivos. La contemplación de la Humanidad Santísima del Señor, fuente de amor y fortaleza, hará un gran bien a nuestra alma.

III. Un día, con la ayuda de la gracia, veremos a Cristo glorioso lleno de majestad que nos recibe en su Reino. Le reconoceremos como al Amigo que nunca nos falló, a quien procuramos tratar y servir aun en lo más pequeño. Ya tenemos a Jesús con nosotros, hasta el fin de los siglos. En la Eucaristía encontramos a Cristo completo: su Cuerpo glorioso, su Alma humana y su Persona divina, que se hacen presentes por las palabras de la Consagración. A veces, por nuestras miserias y falta de fe, nos podrá resultar costoso apreciar el rostro amable de Jesús. Es entonces cuando debemos pedir a Nuestra Señora un corazón limpio, una mirada clara, un mayor deseo de purificación. Jesús, a quien ahora veo escondido, te ruego que se cumpla lo que tanto ansío: que al mirar tu rostro ya no oculto, sea yo feliz viendo tu gloria (Himno Adoro te devote).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s