Jueves 24 de Octubre

Reflexión sobre el Evangelio

Con las palabras que nos transmite san Lucas, Jesucristo revela las ansias incontenibles de dar su vida por amor. Llama Bautismo a su muerte, porque de ella va a salir resucitado y victorioso para nunca más morir. Nuestro Bautismo es un sumergirnos en esa muerte de Cristo, en la cual morimos al pecado y renacemos a la nueva vida de la gracia: «Pues fuimos sepultados juntamente con Él por medio del bautismo en orden a la muerte, para que, así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros caminemos en una vida nueva» (Rm 6,4).

Meditación

¡Fuego he venido a traer a la tierra!

I. El Señor manifiesta a sus discípulos el celo apostólico que le consume: Fuego he venido a traer a la tierra, y ¿qué quiero sino que yo arda? (Lc 12, 49). San Agustín, comentando este pasaje del Evangelio de la Misa, enseña: “los hombres que creyeron en Él comenzaron a arder, recibieron la llama de la caridad. Inflamados por el fuego del Espíritu Santo, comenzaron a ir por el mundo y a inflamar a su vez…”. Somos nosotros quienes hemos de ir ahora por el mundo con ese fuego de amor y de paz que encienda a otros en el amor a Dios y purifique sus corazones. “El fuego que Jesús ha traído a la tierra es Él mismo, es la Caridad: ese amor que no sólo une el alma a Dios, sino a las almas entre sí” (Ch. Lubich, Meditaciones). Hoy es un buen día para considerar en nuestra oración si nosotros propagamos a nuestro alrededor el fuego del amor de Dios.

II. El apostolado en medio del mundo se propaga como un incendio. Cada cristiano que viva su fe se convierte en un punto de ignición en medio de los suyos, en el lugar de trabajo, entre sus amigos y conocidos… Pero esa capacidad sólo es posible cuando se cumple en nosotros el consejo de san Pablo a los cristianos: Tened entre vosotros los mismos sentimientos que tuvo Cristo Jesús (Flp 2, 5): esto nos lleva a pensar, mirar, sentir, obrar y reaccionar como Él ante las gentes. Jesús se compadecía de los hombres: su amor era tan grande que no se dio por satisfecho hasta entregar su vida en la Cruz. Este amor ha de llenar nuestro corazón: entonces nos compadeceremos de todos aquellos que andan alejados del Señor y procuraremos ponernos a su lado para que, con la ayuda de la gracia, conozcan al Maestro. Todas las almas interesan al Señor. Cada una de ellas le ha costado el precio de su Sangre. Imitando al Señor, ninguna alma nos debe ser indiferente. III. Después de cada encuentro único que tenemos con el Señor en la Santa Misa, nos ocurrirá como aquellos hombres y mujeres que fueron curados de sus enfermedades en algún lugar de Palestina: no cesaban de pregonar por todas partes las maravillas que el Maestro había obrado en su alma o en su cuerpo. Cada encuentro con el Señor lleva esa alegría y a la necesidad de comunicar a los demás ese tesoro. Así propagaremos un incendio de paz y de amor que nadie podrá detener. Y también, llenos de gozo, podremos repetir muy dentro del corazón: He venido a traer fuego a la tierra, ¿y qué quiero sino que arda? Es el fuego del amor divino, que trae la paz y la felicidad a las almas, a la familia, a la sociedad entera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s