Domingo 23 de Febrero

Reflexión sobre el Evangelio

«Sean perfectos como su Padre celestial es perfecto»: En sentido estricto es imposible que la criatura tenga la perfección de Dios. Por lo tanto, el Señor quiere decir aquí que la perfección divina debe ser el modelo al que ha de tender el fiel cristiano, sabiendo que hay una distancia infinita con su Creador. Pero esto no rebaja nada la fuerza de este mandamiento, sino que lo ilumina. Junto a la exigencia de este mandato de Jesucristo, hay que considerar la magnitud de la gracia que promete, para que seamos capaces de tender, nada menos, que a la perfección divina. De todos modos la perfección que hemos de imitar no se refiere al poder y a la sabiduría de Dios, que superan por completo nuestras posibilidades, sino que en este pasaje, por el contexto, parece referirse sobre todo al amor y a la misericordia.

Meditación

Tratar bien a todos

I. Jesús nos invita a vivir la caridad más allá de los criterios de los hombres. Aunque en el trato con los demás no podemos ser ingenuos y hemos de vivir la justicia –también exigir los propios derechos– y la prudencia, no debe parecernos excesiva cualquier renuncia o sacrificio en bien de otros. Así nos asemejamos a Cristo que, con su muerte en la Cruz, nos dio un ejemplo de amor por encima de toda medida humana. Nada tiene el hombre tan divino –tan de Cristo– como la mansedumbre y la paciencia para hacer el bien (San Gregorio Naciaceno, Oración). Hemos de buscar la ocasión de ser útiles, de proporcionar alegrías a quienes están a nuestro lado: la mayoría de los casos se concretará sólo en pequeños detalles, en una sonrisa, en un gesto amable, en una palabra de aliento. Estaremos vigilantes ante los juicios precipitados, a la crítica negativa, a la falta de consideración con los demás por estar muy ocupados con lo nuestro. Además la caridad nos llevará a comprender, a disculpar, a convivir con todos, incluso con los que obran y piensan distinto a nosotros: es necesario distinguir entre el error, que siempre debe ser rechazado, y el hombre que yerra, el cual conserva siempre la dignidad de la persona.

II. El precepto de la caridad no se extiende sólo a quienes nos quieren y nos tratan bien, sino a todo sin excepción, incluso con quienes nos hacen mal, con los que nos difaman y quitan la honra, con quienes buscan positivamente perjudicarnos. La caridad no está reñida con la prudencia y la defensa justa, con la proclamación de la verdad ante la difamación, y con la firmeza en defensa del bien y de los legítimos intereses propios o del prójimo, y de los derechos de la Iglesia. Pero el cristiano debe tener siempre un corazón grande para respetar a todos, incluso a los enemigos. Esta manera de actuar supone una honda vida de oración que nos distingue de los paganos, nos llevará a vivir la caridad incluso con los que ofenden a Dios, y nos moverá a desagraviar al Señor. III. La caridad debe ser ordenada, y hemos de comenzar a vivirla con las personas que, por voluntad de Dios, están a nuestro alrededor. Sin embargo, nuestro afecto no debe ser excluyente. Le pedimos al Señor que ensanche nuestro corazón; que nos ayude a ofrecer sinceramente a más personas nuestra amistad; que nos impulse a hacer apostolado con cada uno, aunque no seamos correspondidos, aunque sea necesario enterrar nuestro propio yo, ceder en el punto de vista o en un gusto personal. Pidamos a la Virgen que nos ayude a vivir nuestros propósitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s