Viernes 27 de Marzo

Reflexión sobre el Evangelio

A lo largo de este capítulo del Evangelio de Juan, aparecen frecuentemente las dudas y el desconcierto de los judíos. Discuten entre ellos si Jesús es el Mesías, o un profeta, o un impostor; no saben de dónde le viene su sabiduría, le contestan irritados y se extrañan de la actitud del Sanedrín. Sin embargo, a pesar de las señales que han visto (milagros, doctrina), se resisten a creer que Jesús es el Mesías. Posiblemente unos pensaban que era de Nazaret, hijo de José y de María, lo cual no se avenía con la idea común derivada del vaticinio de Isaías (Is 53,1-8), de que se desconocería el origen del Mesías, a excepción de su estirpe davídica y su lugar de nacimiento, Belén. Jesús, en realidad, cumplía estas predicciones proféticas aunque la mayoría de los judíos no estaban bien informados, pues desconocían su nacimiento virginal en Belén y su ascendencia davídica. Otros, en cambio, debían de conocer mejor la estirpe davídica de Jesús, su nacimiento en Belén, etc., pero no querían aceptar sus palabras, porque llevaban consigo las exigencias de una conversión moral y mental a la que se cerraban culpablemente.

Meditación

Reconocer a Cristo en los enfermos y en la enfermedad

I. El Evangelio, en distintas ocasiones, nos ha dejado el detalle entrañable de Cristo con los enfermos. Los cura imponiendo sus manos sobre cada uno. Jesús se fija atentamente en cada uno de ellos y les dedica toda su atención, porque cada persona, y de modo especial la persona que sufre, es muy importante para Él. Cada hombre es siempre bien recibido por Jesús, que tiene un corazón compasivo y misericordioso para con todos, singularmente para aquellos que andan más necesitados. Nosotros, que queremos ser discípulos fieles de Cristo, debemos aprender de Él a tratar y amar a los enfermos. En nuestra vida habrá momentos en que estemos enfermos, o lo estén las personas que nos rodean. Eso es un tesoro que hemos de cuidar. En el trato con los que padecen y sufren enfermedades se hacen realidad las palabras del Señor: «lo que hicisteis con uno de éstos, mis hermanos más pequeños, por Mí lo hicisteis» (Mt 25, 40).

II. La enfermedad, llevada por amor de Dios, es un medio de santificación, de apostolado; es un modo excelente de participar en la Cruz redentora del Señor. Especialmente en la enfermedad hemos de estar cerca de Cristo. Cuanto más dolorosa sea la enfermedad, más amor necesitaremos tener. Más gracias de Dios también recibiremos. Hemos de pedir ayuda al Señor para llevar la enfermedad con garbo humano, procurando no quejarse, obedeciendo al médico. El que sufre en unión con Cristo, completa con su sufrimiento lo que falta a los padecimientos de Cristo (Col 1, 24), porque ‘Cristo en cierto sentido ha abierto el propio sufrimiento redentor a todo sufrimiento del hombre’ (Juan Pablo II, Salvifici doloris): con Cristo tienen sentido el dolor y la enfermedad. III. La enfermedad, que entró en el mundo a causa del pecado, es vencida por Cristo en cuanto se puede convertir en un bien mucho mayor que la misma salud física. Con la Unción de los Enfermos se reciben innumerables bienes, que el Señor ha dispuesto para santificar la enfermedad grave: aumenta la gracia santificante, por lo que habrá qué confesarse si es posible, limpia las huellas del pecado en el alma, da una gracia especial para vencer las tentaciones, y otorga la salud del cuerpo si conviene para la salvación. Debemos estar atentos para que nuestros enfermos reciban este sacramento, muestra de la misericordia de Dios. En esta Cuaresma abramos nuestros ojos al dolor que nos rodea. Cristo quiere hacerse presente en su Pasión, en ese dolor, en la enfermedad propia o ajena, y darle un valor redentor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s