Sábado 18 de Abril

Reflexión sobre el evangelio

Este versículo contiene el llamado mandato apostólico universal, que es paralelo al de Mateo 28,19-20 y al de Lucas 24,46-48. Es un mandato imperativo de Cristo a sus Apóstoles para que prediquen el Evangelio a todas las naciones. Esa misma misión apostólica incumbe, de modo especial, a los sucesores de los Apóstoles, que son los Obispos en comunión con el Papa, sucesor de Pedro.

Meditación

Id al mundo entero

I. La Resurrección del Señor es una llamada al apostolado hasta el fin de los tiempos. Cada una de las apariciones de Jesús Resucitado concluye con un mandato apostólico. Desde entonces, los Apóstoles comienzan a dar testimonio de lo que han visto y oído, y a predicar en el nombre de Jesús la penitencia para la remisión de los pecados a todas las naciones, comenzando por Jerusalén (Lc 24, 44-47). En los Apóstoles está representada toda la Iglesia. En ellos, todos los cristianos de todos los tiempos recibimos el gozoso mandato de comunicar a quienes encontramos en nuestro caminar que Cristo vive, que en Él ha sido vencido el pecado y la muerte, que nos llama a compartir una vida divina, que todos nuestros males tienen solución. El mismo Cristo nos ha dado este derecho y este deber. Nosotros no podemos callar porque es mucha la ignorancia a nuestro alrededor, es mucho el error, son incontables los que andan por la vida perdidos y desconcertados porque no conocen a Cristo.

II. En cuanto los Apóstoles comenzaron a enseñar la verdad sobre Cristo, empezaron también los obstáculos, y más tarde la persecución y el martirio. También nosotros debemos contar con las incomprensiones, señal cierta de predilección divina y de que seguimos los pasos del Señor, pues no es menos el discípulo que el Maestro (Mt 10, 24). Las recibiremos con alegría y las acogeremos como ocasiones para actualizar la fe, la esperanza y el amor. En muchas ocasiones iremos contra corriente en un mundo que parece alejarse cada vez más de Dios que tiene como fin único el bienestar material, por lo que el campo apostólico es un terreno duro. Nosotros habremos de prepararlo en primer lugar con la oración, la mortificación y las obras de misericordia, que atraen siempre el favor divino; con la amistad, la comprensión, la ejemplaridad.

III. Como hicieron los primeros cristianos, “lo verdaderamente importante es tratar a las almas una a una para acercarlas a Dios” (A. del Portillo, Carta pastoral). Por esto, nosotros mismos debemos estar muy cerca del Señor, unidos a Él como el sarmiento a la vid (Jn 15, 5). Sin santidad personal no es posible el apostolado, la levadura viva se convierte en masa inerte. Si los obstáculos son grandes, también es más abundante la gracia divina: será Él quien los remueva, sirviéndose de cada uno de nosotros como de palanca. Santa María, Reina de los Apóstoles, nos encenderá en la fe, en la esperanza y en el amor de su Hijo para que colaboremos eficazmente a recristianizar el mundo de hoy, tal como el Papa nos lo pide.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s