Jueves 23 de Abril

Reflexión sobre el Evangelio

Este evangelio nos revela la divinidad de Cristo, su relación con el Padre y con el Espíritu Santo, y la participación en la vida eterna y divina de los que creen en Jesucristo. Fuera de la fe no hay vida ni margen para la esperanza.

Meditación

Hacer el bien y resistir el mal

I. A pesar de la prohibición del sumo sacerdote y del Sanedrín de que no volvieran a predicar y a enseñar de ningún modo en el nombre de Jesús (Hch 4, 18), los Apóstoles predicaban cada día con más libertad y entereza la doctrina de la fe. La resistencia de los Apóstoles a obedecer los mandatos del Sanedrín no era orgullo ni desconocimiento de sus deberes sociales con la autoridad legítima. Se oponen porque les quieren imponer un mandato injusto, que atenta a la ley de Dios. Recuerdan a sus jueces, con valentía y sencillez, que la obediencia a Dios es lo primero. Hoy también el Señor pide a los suyos la fortaleza y la convicción de aquellos primeros, cuando, en algunos ambientes existe un ataque frontal, más o menos velado, a los valores humanos y cristianos, y se promulgan normas contrarias a la ley natural. El Estado no es jurídicamente omnipotente; no es fuente del bien y del mal, y nuestra pasividad ante asuntos tan importantes sería una claudicación, y un pecado de omisión, en ocasiones grave, del deber de contribuir al bien común.

II. En medio de esta confusión doctrinal que sufrimos, es necesario un criterio claro, firme y profundo, que nos permita ver todo con la unidad y coherencia de una visión cristiana de la vida, que sabe que todo procede de Dios y a Dios se ordena. La fe nos da un criterio estable que orienta, y la firmeza de los Apóstoles para llevarlo a la práctica. El cristiano no debe prescindir de su fe en ninguna circunstancia: no podemos dejar de ser católicos al entrar en el trabajo, en el lugar de diversión o en la Universidad. La fe ilumina toda la existencia. Todo se ordena a Dios. Pero esa ordenación ha de respetar la naturaleza propia de las cosas. No se trata de convertir el mundo y los hogares en una sacristía, ni la economía en beneficencia, pero sin simplificaciones ingenuas, la fe debe informar el pensamiento y la acción del cristiano porque jamás, en ninguna circunstancia, en ningún momento del día se debe dejar de ser cristiano, y conducirse y de pensar como tal.

III. Un cristiano no debe prescindir de la luz de la fe a la hora de valorar un programa político o social, o una obra de arte o cultural. No se puede alabar esa política, esa ordenación social, una obra cultural, cuando se transforma en instrumento del mal. Lo poco que cada uno puede hacer, debe hacerlo: especialmente participar con sentido de responsabilidad en la vida pública. En las manos de todos está la tarea de hacer de este mundo, que Dios nos ha dado, un lugar más humano y medio de santificación personal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s