Miércoles 27 de Mayo

Reflexión sobre el Evangelio

«Para que se cumpliera la Escritura»: Es una alusión a lo que, poco antes (Jn 13,18), había dicho a los Apóstoles citando explícitamente el texto sagrado: «El que come el pan conmigo levantará contra mí su calcañar» (Sal 41,10). La finalidad de ésta y otras alusiones de Cristo a la traición de Judas es consolidar la fe de los Apóstoles, manifestando que conocía todo de antemano y que las Escrituras lo habían anunciado ya. De todos modos, Judas se perdió por su culpa y no porque Dios le determinara a ello; así, su traición debió de ir preparándose poco a poco, mediante pequeñas infidelidades, a pesar de que Nuestro Señor en muchas ocasiones le ayudó para que pudiera arrepentirse y volver al buen camino; sin embargo, Judas no correspondió a esas gracias y se perdió por su propia voluntad. Dios, que ve lo futuro, predijo la traición de Judas en la Escritura; Cristo, como verdadero Dios, conocía esa perdición, y la anuncia ahora a sus discípulos con inmenso dolor.

Meditación

El Don de fortaleza

I. Cuando Moisés le expone al Señor su incapacidad para presentarse ante el Faraón y liberar de Egipto a los israelitas, el Señor le dice: ‘Yo estaré contigo’ (Gn 3, 12). El Señor promete a los Apóstoles –columnas de la Iglesia– que serán revestidos por el Espíritu Santo de la fuerza de lo alto (Lc 24, 49). La virtud sobrenatural de la fortaleza, la ayuda específica de Dios, es imprescindible al cristiano para luchar y vencer contra los obstáculos que cada día se le presentan en su pelea interior por amar cada día más al Señor y cumplir sus deberes. Y esta virtud es perfeccionada por el don de fortaleza, que hace prontos y fáciles los actos correspondientes. Dios no pide a sus hijos más que la buena voluntad de poner todo lo que está de su parte, para llevar Él a cabo maravillas de gracia y misericordia. Nada parece entonces demasiado difícil, porque todo lo esperamos de Dios, y no ponemos la confianza de modo absoluto en ninguno de los medios humanos que habremos de utilizar, sino en la gracia de Dios.

II. Este don produce en el alma dócil al Espíritu Santo un afán siempre creciente de santidad, que no mengua ante los obstáculos y dificultades. Sobre esto dice Santa Teresa: ‘Importa mucho, y el todo, una grande y muy determinación de no parar hasta llegar a ella (a la santidad), venga lo que viniere, suceda lo que sucediere, trabajase lo que se trabajare, murmure quien murmurare, siquiera llegue allá, siquiera se muera en el camino o no tenga corazón para los trabajos que hay en él, siquiera se hunda el mundo’ (Camino de perfección, 21,2). El martirio es el acto supremo de la fortaleza, y Dios lo ha pedido a muchos fieles a lo largo de la historia de la Iglesia; sin embargo, lo ordinario será que espere de nosotros el heroísmo en lo pequeño, en el cumplimiento diario de los propios deberes. III. Fortaleza interior que nos facilite el olvido de nosotros mismos, para mortificar el deseo de llamar la atención, para servir sin que se note, para vencer la impaciencia, para mortificar la imaginación rechazando pensamientos inútiles, para enfrentar los problemas y dificultades. Este don se obtiene con humildad, aceptando las propias flaquezas, y acudiendo al Señor en la oración y los sacramentos. El Espíritu Santo es un Maestro dulce y sabio, pero también exigente, porque no da sus dones si no estamos dispuestos a pasar por la Cruz y a corresponder a sus gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s