Lunes 6 de Julio

Reflexión sobre el Evangelio

En estos dos milagros se muestra, una vez más, la necesidad de la fe para recibir las acciones salvadoras de Jesús: en el caso de la mujer, una fe que vence los obstáculos, aunque se expresa tímidamente; en el caso de aquel hombre relevante en la ciudad, humillándose visiblemente ante Jesús, y pidiéndole abiertamente su intervención.

Meditación

Encontrar a Cristo en la Iglesia

I. Cuando el Señor estaba próximo a marcharse al Cielo, junto al Padre, sabiendo que siempre andaríamos necesitados de Él, dispuso los medios para que, en cualquier tiempo y lugar, pudiéramos recibir la infinita riqueza de la Redención: fundó la Iglesia, bien visible y localizable. No es posible amar, seguir y escuchar a Cristo sin amar, seguir o escuchar a la Iglesia, porque Ella es la presencia, sacramental y misteriosa a la vez, de Nuestro Señor, que prolonga su misión salvífica en el mundo hasta el final de los tiempos. Cuando san Pablo perseguía a la Iglesia, oyó la voz de Jesús que le decía: ¿Por qué me persigues? Pablo no supo hasta ese momento que perseguir a la Iglesia era perseguir al mismo Jesús.

II. Nadie puede decir que ama a Dios si no escoge el camino –Jesús – establecido por el mismo Dios: ‘Éste es mi Hijo amado…, escuchadle’. Resulta ilógica la pretensión de ser amigos de Cristo despreciando su palabra y sus deseos. Jesús es nuestro Maestro, nuestro Redentor, es Sacerdote y Víctima, y nos unimos a Él en cuanto participamos en la vida de la Iglesia; de sus sacramentos en particular, que son canales divinos por los que fluye la gracia hasta llegar a las almas. A través de los sacramentos, los méritos infinitos que Cristo nos ganó alcanzan a los hombres de todas las épocas y son, para todos, firme esperanza de vida eterna. Y si alguna vez se dieran disensiones dentro de la Iglesia, no nos sería difícil encontrar a Cristo: Apacienta a mis ovejas, le dijo a Pedro, a pesar de sus negaciones. La Iglesia está donde está Pedro y sus sucesores, los obispos en comunión con él. III. En la Iglesia vemos a Jesús, al mismo Jesús que las multitudes querían tocar. Con la Iglesia, en cierto modo, mantenemos las mismas relaciones que con el Señor: fe, esperanza y caridad. Fe que significa creer lo que en tantas ocasiones no es evidente. La Iglesia, como Madre, acoge a las gentes santas y también a hombres débiles, como nosotros, mezquinos y perezosos quienes a pesar de sus defectos, por ser bautizados, participan de la vida de Cristo, y están muy necesitados. Esperanza, porque la Iglesia será siempre roca firme donde buscar los bandazos que va dando el mundo. Caridad, “pues no puede tener a Dios por Padre quien no tiene a la Iglesia por madre” (San Cipriano, Sobre la unidad). Somos de Cristo cuando somos de la Iglesia. Nuestra Señora, Madre de la Iglesia, nos ayudará a ser fieles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s