Miércoles 12 de Agosto

Reflexión sobre el Evangelio

«Ubi caritas et amor, Deus ibi est», «donde hay caridad y amor, allí está Dios», canta la liturgia del Jueves Santo. Pues, en efecto, el amor no se concibe donde hay uno solo, sino que supone dos o más personas. Así, cuando varios cristianos se reúnen en nombre de Cristo para orar, entre ellos está presente el Señor, que escucha complacido esa oración unánime de los suyos: «Perseveraban unánimes en la oración, junto con algunas mujeres y con María la Madre de Jesús» (Hch 1,14). Por eso, la Iglesia ha vivido desde el principio la práctica de la oración en común (cfr Hch 12,5).

Meditación

El poder de perdonar los pecados

I. Jesús tenía el poder de perdonar los pecados, y a través del Evangelio vemos que lo ejerció numerosas veces. Y no sólo quiso que alcanzasen el perdón aquellos que lo encontraron por los caminos de Palestina, sino también cuantos habrían de venir al mundo a lo largo de los siglos. Instituyó el sacramento de la Penitencia porque conoce bien nuestra flaqueza y debilidad: ha venido a salvarnos, a perdonarnos, a traernos la paz y la alegría (S. Josemaría Escrivá, Es Cristo que pasa). Para eso dio la potestad de perdonar los pecados a los Apóstoles y a sus sucesores a lo largo de los siglos (San Agustín, Comentario a la 1ª Epístola de San Juan). El Sacramento de la Penitencia es una expresión portentosa del amor y la misericordia de Dios con los hombres. Hoy demos gracias al Señor por el don tan grande que significa ser perdonado de errores y miserias, y nos preguntamos: ¿son hondas y bien preparadas nuestras confesiones?

II. La consideración de las razones por las que el Señor instituyó el sacramento de la Penitencia, nos mueven a ser agradecidos. En primer lugar, es Cristo mismo, quien por medio del sacerdote, nos absuelve, porque cada sacramento es acción de Cristo, y a la vez una acción de su Cuerpo Místico inseparable, que es la Iglesia. El Señor está dispuesto a perdonar todo si nos encontramos en las debidas disposiciones. En la Confesión nos da la oportunidad de vaciar el alma de toda inmundicia, de limpiarla bien. Con un examen diligente, el dolor y el propósito bien hechos, el Espíritu Santo va logrando en nuestra alma la delicadeza de conciencia, una finura interior que afianza una fuerte decisión de no cometer un pecado mortal, a la vez que hace crecer el empeño sincero de detestar el pecado venial ¿Cómo no vamos a ser agradecidos? III. Sólo tiene la facultad de perdonar los pecados quien haya recibido el Orden sacramental, su poder le llega directamente de Dios. El confesor hace las veces de Cristo, y debe juzgar las disposiciones del pecador –el dolor y propósito de enmienda– antes de darle la absolución. La Confesión es un verdadero juicio, pero es un juicio que se ordena al perdón del que se declara culpable. Este juicio de la Confesión es, en cierto modo, adelanto y preparación del juicio definitivo, que tendrá lugar al final de nuestra vida. Entonces comprendemos en toda su profundidad la gracia y la misericordia divina en el momento en que se nos perdonan nuestros pecados, y acudimos al Sacramento con alegría y agradecimiento, llenos de esperanza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s