Miércoles 2 de Septiembre

Reflexión sobre el Evangelio

En la vida pública de Jesús aparecen varios episodios entrañables y familiares, que ayudan a entender y valorar la estima del Señor por la vida ordinaria del hogar. Se pone aquí de manifiesto la eficacia de la oración por los demás: «En cuanto rogaban al Salvador –dice san Jerónimo– enseguida curaba a los enfermos; dando a entender que también atiende las súplicas de los fieles contra las pasiones de los pecados» (Expositio in Evangelium sec. Lucam, in loc.). Sobre esta curación instantánea y completa observa san Juan Crisóstomo: «Como la enfermedad era curable dio a conocer su poder en el modo de curar, haciendo lo que la medicina no podía. Después de la curación de la fiebre los enfermos necesitan tiempo para recobrar su antigua salud, pero en este caso se hizo todo en el mismo instante» (Hom. sobre S. Mateo, 27).

Meditación

Les imponía las manos

I. San Lucas nos relata en el Evangelio de la Misa un detalle singular acerca de la ocasión cuando trajeron a Jesús muchos enfermos para que los curase: ‘singulis manus imponens’, les imponía las manos. Se fija en cada uno de los enfermos, les dedica su atención plena, porque toda persona es única para Él, los trata con la dignidad incomparable que merece siempre la persona humana. San Lucas nos muestra la infatigable actividad de Cristo; nos enseña el camino que debemos seguir nosotros con quienes están alejados de la fe. Nuestro camino es servir a todos como Cristo lo hizo, con el mismo aprecio, con el mismo respeto, a cada uno individualmente, teniendo en cuenta sus circunstancias particulares, su modo de ser, el estado en que se encuentra, sin aplicar a todos la misma receta.

II. Necesitamos paciencia y constancia para recorrer el camino que nos lleva a Cristo y llevar hasta Él a nuestros amigos, a nuestros compañeros, a nuestros hijos y hermanos: a todos los espera el Señor. En algunos de ellos encontraremos resistencias o pasividad. Esto nos llevará a rezar más, a ofrecer mortificaciones, horas de trabajo o de estudio por ellos. La fe nos llevará a comprenderlos y a tenerles paciencia, recordando la que Dios ha tenido con nosotros, y las incontables veces que nosotros le hemos hecho esperar. Con prudencia sobrenatural unida a una gran caridad y comprensión, insistiremos a nuestros amigos para llevarlos a Cristo. ¡Tú sabes, Señor, que sólo buscamos lo mejor para ellos! Lo mejor eres Tú mismo, que te das a quien quiere acogerte. III. Son muchos los que no conocen a Cristo. El Señor pone en nuestro corazón la urgencia de combatir tanta ignorancia, difundiendo por todas partes la buena doctrina, con iniciativas y maneras diversas. Todo cristiano debe participar en la tarea de formación cristiana. Sólo si miramos a Cristo venceremos la pereza y comodidad para salir de nuestra torre de marfil que cada uno tiende a construirse a su alrededor, y haremos que muchos ciegos vean a Cristo, muchos sordos le oigan, y muchos paralíticos caminen a su lado. Nos ayudará a hacer apostolado la consideración de que el bien y el mal tienen efecto multiplicador. Quienes sintieron que Cristo les imponía sus manos divinas experimentaron que su vida ya no podía ser como antes: Ellos mismos se convirtieron en apóstoles. Acudamos a María, Reina de los Apóstoles, para que encienda nuestro corazón en amor a su Hijo y deseos de llevar a muchos junto a Él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s