Domingo 6 de Septiembre

Reflexión sobre el Evangelio

«Si tu hermano comete un pecado»: El Señor nos hace aquí una llamada a cooperar con Él en la santificación de los demás a través de la corrección fraterna, entre otros posibles medios. A las fuertes palabras con que el Señor condenaba el escándalo, siguen ahora estas otras, no menos fuertes, contra el pecado de negligencia. Existe obligación de corregir. El Señor señala tres grados de corrección: 1) a solas, 2) ante uno o dos testigos, y 3) ante la Iglesia. La primera se refiere a los escándalos y pecados secretos o particulares. Debe hacerse a solas, con el fin de no proclamar sin necesidad lo que es privado; también para no herir al corregido y facilitar su rectificación. Si esta corrección no diera el resultado que se busca, y la causa fuera grave, ha de acudirse al segundo momento: buscar uno o dos amigos, cuya intervención puede ser más persuasiva. Por último viene la corrección jurídica, que se hace oficialmente ante la autoridad eclesiástica. Si el pecador así advertido no admite la corrección, debe ser excomulgado, esto es, apartado de la comunión de la Iglesia y de sus sacramentos.

Meditación

Rezar en familia

I. Nadie puede sustituirnos en el trato con Dios, así lo manifiesta con frecuencia Jesús: la salvación y la unión con Dios es asunto personal. Pero también Él ha querido que nos apoyemos unos en otros en el caminar hacia la meta definitiva. Esta unión tan grata al Señor se ha de poner de manifiesto especialmente entre aquellos que tienen los mismos vínculos de espíritu o de sangre. Esta unidad requiere de muchas virtudes, y es tan querida por el Señor que ha prometido concedernos más fácilmente aquello que le pidamos en común: Os aseguro que si dos de vosotros se ponen de acuerdo aquí en la tierra sobre cualquier cosa que quieran pedir, mi Padre que está en los Cielos se lo concederá (Mt 18, 19.20). Muy grata al Señor es, de modo particular, la oración que la familia reza en común. Esta oración comunica una particular fortaleza a la familia entera porque fomenta el sentido sobrenatural y nos enseña a ver que nada es ajeno a los planes de Dios, y que nuestra familia es más suya que nuestra. Junto al Señor amamos su santa Voluntad, y las familias se unen más fuertemente entre sí y con Dios.

II. Si alguno no cuida de los suyos y principalmente de su casa, ha negado la fe y es peor que un infiel (1 Tm  5, 8). Una de las principales obligaciones de los padres respecto a los hijos, –y también de los hermanos mayores con los pequeños– es la de enseñarles en la infancia los modos prácticos de tratar a Dios. Con los años, estas primeras semillas siguen dando frutos, incluso a la hora de la muerte. La familia cristiana ha sabido transmitir, de padres a hijos, oraciones sencillas y breves, fácilmente comprensibles, que forman el primer germen de piedad: jaculatorias a Jesús, a Nuestra Madre Santa María, a San José, al Ángel de la Guarda; costumbres piadosas como la bendición de la mesa y dar gracias después de comer, el ofrecer a la Virgen algo que cuesta…, saludar con un beso o una mirada a las imágenes de la Virgen, acudir a su Ángel Custodio. Rezar en una familia en la que Cristo está presente debe ser natural, porque Él vive en la casa y se le ama sobre todas las cosas. III. La plegaria familiar por excelencia es el Santo Rosario. “El Santo Rosario y el Ángelus deben ser para todo cristiano y aún más para las familias cristianas como un oasis espiritual en el curso de la jornada, para tomar valor y confianza” (Juan Pablo II, Discurso a las familias). La Iglesia concede innumerables gracias e indulgencias cuando se le reza en familia. Pongamos los medios necesarios para fomentar esta oración tan grata al Señor y a su Madre Santísima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s