Lunes 7 de Septiembre

Reflexión sobre el Evangelio

En esta controversia sobre el sábado, Jesús manifiesta su autoridad y poder divinos y enseña el verdadero sentido del descanso sabático. Su actitud contrasta con la ofuscación de los escribas y fariseos: «¡Oh fariseo!, ves al que hace cosas prodigiosas y cura a los enfermos en virtud de un poder superior y tú proyectas su muerte por envidia» (S. Cirilo, en Cat. aurea in loc.).

Meditación

Extiende tu mano

I. San Lucas (6, 6-11) nos narra hoy que el Señor curó la mano derecha seca de un hombre que había venido a la sinagoga con la esperanza puesta en Él, con la sola condición de hacer el esfuerzo de extenderla. Así son los milagros de la gracia: ante defectos que nos parecen insuperables, frente a metas apostólicas que se ven excesivamente altas o difíciles, el Señor pide esta misma actitud: confianza en Él, manifestada en el uso de los recursos sobrenaturales, y en poner por obra aquello que está a nuestro alcance y que el Maestro nos insinúa en la intimidad de la oración o a través de la dirección espiritual. Si nos empeñamos, la gracia realiza maravillas con nuestros esfuerzos que parecen poca cosa. Las virtudes se forjan día a día, la santidad se labra siendo fieles en lo menudo, en lo corriente, en acciones que podrían parecer irrelevantes, si no estuvieran vivificadas por la gracia.

II. La tibieza paraliza el ejercicio de las virtudes, mientras que éstas con el amor cobran alas. La tibieza hace que parezcan irrealizables los más pequeños esfuerzos. La persona tibia piensa que, aunque el Señor le pide que extienda su mano, ella no puede. Y, como consecuencia, no la extiende… y no se cura. La caridad se afianza en actos que parecen de poco relieve: hacer buena cara, sonreír, crear un clima amable alrededor aunque estemos cansados, evitar esa palabra que puede molestar. Los defectos arraigados (pereza, envidia) se vencen tratando de vivir la escena evangélica y recordando el mandato de Cristo: Extiende tu mano. Un día le preguntaron a Santo Tomás, hombre de pocas palabras, qué es lo que se necesitaba para ser santos; él contestó: querer. Hoy pedimos al Señor que de verdad queramos ir cada día a Él con renovado amor. III. La dirección espiritual se engarza con la íntima acción del Espíritu Santo en el alma, que sugiere de continuo esos pequeños vencimientos que nos ayudan eficazmente a disponernos para nuevas gracias. La santidad no es para gente excepcional, el Señor nos llama a todos: a la atareada ama de casa, al empresario, al estudiante, a la dependienta de unos grandes almacenes o a la que está al frente de un puesto de verduras. El Espíritu Santo nos dice a todos: ésta es la voluntad de Dios, vuestra santificación. A nuestra Madre Santa María le pedimos que nos ayude a ser cada vez más dóciles al Espíritu Santo, a crecer en las virtudes, luchando en las pequeñas metas de cada día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s