Domingo 4 de Octubre

Reflexión sobre el Evangelio

Jesucristo profetiza el castigo que Dios impondrá a los malvados: les dará muerte, y arrendará la viña a otros. Estamos ante una profecía de la máxima importancia. San Pedro repetirá más tarde ante el sanedrín: «Él es la piedra que, rechazada por vosotros los constructores, ha llegado a ser piedra angular» (Hch 4,11; 1 P 2,4). La piedra es Jesús de Nazaret, pero los arquitectos de Israel, los que construyen y gobiernan al pueblo, no han querido usarla en la construcción. Por eso, a causa de su infidelidad, el Reino de Dios será transferido a otro pueblo, los gentiles, que sabrán dar a Dios los frutos que Él espera de su viña.

Meditación

En la viña del Amado

I. El Evangelio de la Misa (Mt 21, 33-43) se refiere al texto de Isaías de la Primera lectura que habla de una viña rodeada de cuidados y que sin embargo produce uvas agrias. Nos revela la paciencia de Dios, que manda uno tras otro en busca de frutos a sus mensajeros, los profetas del Antiguo Testamento, para terminar enviando a su Hijo amado, al mismo Jesús, al que matarían los viñadores. La viña es ciertamente Israel, que no correspondió a los cuidados divinos, y también lo somos la Iglesia y cada uno de nosotros. Meditemos hoy junto al Señor si encuentra frutos abundantes en nuestra vida; abundantes, porque es mucho lo que se nos ha dado. Frutos de caridad, de trabajo bien hecho, de apostolado, jaculatorias, actos de amor a Dios y de desagravio a lo largo del día, contradicciones bien aceptadas, pequeños servicios a quienes rodean. Examinemos si, a la vez, somos origen de uvas agrias que son los pecados y la tibieza, la mediocridad espiritual aceptada, las faltas de las que no hemos pedido perdón a Dios…

II. Dios no ha escatimado nada para cultivar y embellecer Su viña. ¿Cómo esperando que diera uvas, produjo agrazones? El pecado es el fruto agrio de nuestra vida. La experiencia de las propias flaquezas está patente en la historia de la humanidad y en la de cada hombre. Nuestros pecados están íntimamente relacionados con esa muerte del Hijo amado, de Jesús: Y agarrándolo, lo echaron fuera de la viña y lo mataron. Hemos de fomentar el deseo de reparación cuando hemos ofendido tanto a Jesús, el Amigo de verdad. Entonces Él nos sonríe y devuelve la paz a nuestra alma. “Dile: Dame, Jesús, un Amor como hoguera de purificación, donde mi pobre carne, mi pobre corazón, mi pobre alma, mi pobre cuerpo, se consuman, limpiándose de todas las miserias terrenas… Y, ya vacío todo mi yo, llénalo de Ti: que no me apegue a nada de aquí abajo; que siempre me sostenga el Amor” (S. Josemaría Escrivá, Forja). III. Las realidades terrenas y las cosas nobles de este mundo son buenas y pueden llegar a tener un valor divino. Son los asuntos que cada día tenemos entre manos lo que hemos de convertir en frutos para Dios. Cada jornada se nos presentan incontables posibilidades de ofrecer frutos agradables al Señor: desde el vencimiento primero de la mañana –el minuto heroico– al levantarnos. Para producir estos frutos hemos de empeñarnos en mantener la presencia de Dios a lo largo del día, acordándonos del Sagrario más cercano a nosotros. La Virgen nos enseñará a vivir cada día la urgencia de dar muchos frutos a Dios, y a evitar decididamente que en nuestra vida se den frutos agrios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s