Domingo 25 de Octubre

Reflexión sobre el Evangelio

Ante la pregunta, el Señor pone de relieve que toda la Ley se condensa en dos mandamientos: el primero y más importante consiste en el amor incondicional a Dios; el segundo es consecuencia y efecto del primero: porque cuando es amado el hombre, dice santo Tomás, es amado Dios ya que el hombre es imagen de Dios. Quien ama de verdad a Dios ama también a sus iguales, porque verá en ellos a sus hermanos, hijos del mismo Padre, redimidos por la misma sangre de Nuestro Señor Jesucristo: «Hemos recibido de él este mandamiento: quien ama a Dios, ame también a su hermano» (1 Jn 4,21). Hay en cambio un peligro: si amamos al hombre por el hombre, sin referencia a Dios, este amor se convierte en obstáculo que impide el cumplimiento del primer precepto; y entonces deja también de ser verdadero amor al prójimo. Pero el amor al prójimo por Dios es prueba patente de que amamos a Dios: «Si alguien dice: Amo a Dios y aborrece a su hermano, es un mentiroso» (1 Jn 4,20).

Meditación

Creados para la alegría

I. El Señor nos ha creado para la alegría. Sin embargo es imposible conseguirla si no buscamos a Dios. La tristeza nace del egoísmo, del afán de compensaciones, del descuido de las cosas de Dios y de las de nuestros hermanos los hombres, paraliza los mejores propósitos de santidad y apostolado, y oscurece el ambiente. La tristeza no se origina por dificultades o sufrimientos más o menos graves, sino por dejar de mirar a Jesús. Es como una raíz enferma que sólo produce frutos amargos, origina muchas faltas de caridad e impide, con frecuencia, que el alma luche con prontitud en las tentaciones que provienen de la sensualidad. “Lo que se necesita para conseguir la felicidad, no es una vida cómoda, sino un corazón enamorado” (S. Josemaría Escrivá, Surco), pues la alegría es el primer efecto del amor. Si buscamos realmente al Señor en nuestra vida, nada podrá quitarnos la paz y la alegría. El dolor purificará el alma, y las mismas penas se transformarán en gozo.

II. El Evangelio de la Misa de este domingo (Mt 22, 34-40) invita a la alegría, porque es una llamada al amor. El mandamiento del amor es a la vez el de la alegría, pues esta virtud “no es distinta de la caridad, sino cierto acto y efecto suyo” (Santo Tomás, Suma Teológica). De aquí que el índice de nuestra unión con Dios venga señalado por la alegría y el buen humor que ponemos en el cumplimiento del deber, en el trato con los demás, en el modo como llevamos el dolor y las contradicciones. Muchos piensan que van a ser más felices cuando posean más cosas, cuando sean más admirados…, y se olvidan de que sólo necesitamos “un corazón enamorado”. Y ningún amor puede llenar nuestro corazón, que fue hecho por Dios para alcanzar su plenitud en los bienes eternos, sin el Amor. Los demás amores limpios –los otros no son amores– adquieren su sentido cuando buscamos al Señor sobre todas las cosas. III. Dios mío, peña mía, refugio mío, escudo mío, mi fuerza salvadora, mi baluarte… Yo te amo, Señor, Tú eres mi fortaleza (Salmo responsorial, Sal 17, 2-4; 34-40). En Él encontramos la seguridad y todo lo que necesitamos, también la alegría y la paz en cualquier situación por la que estemos pasando. Por eso, no dejaremos nunca de tratarlo personalmente, con intimidad, cada día. La alegría y la paz que bebemos en esa fuente inagotable que es Cristo, hemos de llevarlas a quienes Dios ha puesto más cerca de nosotros, a nuestros hogares, que no han de ser en ningún momento tristes, ni oscuros, ni tensos por las incomprensiones y los egoísmos, sino “luminosos y alegres” (S. Josemaría Escrivá, Es Cristo que pasa), como aquel donde vivió Jesús con María y José. Nuestra Madre Santa María nos permitirá encontrar fácilmente el camino de la paz y el gozo verdadero, si alguna vez lo perdemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s