Sábado 9 de Enero

Reflexión sobre el Evangelio

El evangelista, poco más adelante (Jn 4,2), aclara que no era Jesús mismo quien bautizaba, sino sus discípulos. Probablemente el Señor quiso que desde el primer momento se ejercitaran el atarea de exhortar a la conversión. Aquel rito no era todavía el Bautismo cristiano –pues éste sólo comienza después de la Resurrección de Cristo (cfr Jn 7,39; 16,7; Mt 28,19)–, sino que «ambos bautismos, el de San Juan Bautista y éste de los discípulos del Señor (…) tenían por finalidad acercar a estos bautizados a Cristo (…) y preparar el camino para la fe futura» (San Juan Crisóstomo, Hom. Sobre S. Juan, 29,1).

Meditación

Encontrar a Jesús

I. La Sagrada Familia solía trasladarse a Jerusalén durante la Pascua para asistir al Templo en cumplimiento de la ley. Al ser ya el Niño de doce años cumplidos, subió a Jerusalén, según solían hacer en aquella fiesta (Lc 2, 42), y terminados los ritos pascuales, se inicia la vuelta a Nazaret. Cuando terminó la primera jornada de regreso, sus padres creyeron haber perdido a Jesús, o que Jesús les había perdido a ellos, y andaba solo. Desandaron el camino y le buscaron angustiados durante tres días. Todo inútil. María y José le perdieron sin culpa suya. Nosotros le perdemos por el pecado, por la tibieza, por la falta de espíritu de mortificación y sacrificio. Entonces, nuestra vida sin Jesús se queda a oscuras. Cuando nos encontremos en esa oscuridad hemos de reaccionar enseguida y buscarle, hemos de saber preguntar a quien puede y debe saberlo: ¿Dónde está el Señor?

II. María y José no perdieron a Jesús, fue Él quien se ausentó de su lado. Con nosotros es distinto; Jesús jamás nos abandona. Somos nosotros los hombres quienes podemos echarlo de nuestro lado por el pecado, o al menos alejarlo por la tibieza. En todo encuentro entre el hombre y Cristo, la iniciativa ha sido de Jesús; por el contrario, en toda situación de desunión, la iniciativa la llevamos siempre nosotros. Él no nos deja jamás. Cuando el hombre peca gravemente se pierde para sí mismo y para Cristo. Con la tibieza y el desamor, se valora poco o nada la compañía de Jesús. María y José amaban a Jesús entrañablemente; por eso le buscaron sin descanso, por eso sufrieron de una manera que nosotros no podemos comprender, por eso se alegraron tanto cuando de nuevo le encontraron. Nosotros hemos de pedirles que sepamos apreciar la compañía de Jesús, y que estemos dispuestos a todo antes de perderle. III. Jesús se encontraba entre los doctores y llamaba su atención por su sabiduría y su ciencia. Sus padres contemplaron maravillados esta escena: fue un rayo de luz que les va descubriendo el misterio de la vida de Jesús. Si nosotros alguna vez perdemos a Jesús, sabemos que le encontramos siempre en el Sagrario, en aquellas personas que Dios mismo ha puesto para señalarnos el camino, y que nos espera en el sacramento de la Penitencia. Hoy podemos repetir muchas veces en la intimidad de nuestro corazón: “Jesús: que nunca más te pierda…” (S. Josemaría Escrivá, Santo Rosario). María y José nos ayudarán a no perder de vista a Jesús durante el día y durante toda nuestra vida.