Viernes 15 de Enero

Reflexión sobre el Evangelio

Jesús, clavado en la Cruz, muere por todos los pecados y vilezas de los hombres. A pesar de los sufrimientos es una muerte serena, donde resplandece la majestad del Señor, que inclina la cabeza después de haber cumplido la misión encomendada. «¿Quién es capaz de morir cuando quiera, como Jesús murió cuando quiso? ¿Quién puede revestirse de la muerte cuando quiera, como Él se despojó de su carne cuando quiso? (…) ¡Cuánto debe esperarse o temerse el poder del que vendrá a juzgar, cuando tan grande apareció en el momento de morir!» (San Agustín, In Ioannis Evangelium Tractatus, 119,6).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s