Domingo 7 de Febrero

Reflexión sobre el Evangelio

La oración de Jesús es oración de alabanza perfecta al Padre, es oración de petición por Sí mismo y por nosotros, y es, finalmente, modelo para sus discípulos. Es alabanza y acción de gracias perfecta, porque Él es Hijo amado de Dios en quien el Padre se complace plenamente. Es oración de petición, pues pedir cosas a Dios es el primer movimiento espontáneo del alma que reconoce a Dios como Padre. La oración de Jesús, según vemos por numerosos pasajes evangélicos (p. ej., Ioh 17,9 y ss.), era una continua petición al Padre por la obra de la Redención, que Él debía realizar por medio del dolor y el sacrificio. El Señor quiere además enseñarnos con su ejemplo cuál ha de ser la actitud del cristiano: entablar habitualmente un diálogo filial con Dios, en medio y con ocasión de nuestras actividades ordinarias –trabajo, vida familiar, relaciones sociales, apostolado–, con el fin de dar a nuestra vida un significado y una presencia auténticamente cristianos, ya que, como señalará más tarde Jesús, «sin mí no podéis hacer nada» (Ioh 15,5).

Meditación

Las virtudes de san José
(2do Domingo de san José)

I. En este segundo domingo dedicado a San José podemos contemplar las virtudes por las cuales el Santo Patriarca es modelo para todos nosotros. La alabanza y la definición que San Mateo hace de él es: José, su esposo, como era justo… (Mt 1, 18). El concepto de justo en el Antiguo Testamento es el mismo que el Evangelio expresa con el término de santo. Justo es el que tiene el corazón puro y es recto en sus intenciones, es el que en su conducta observa todo lo prescrito con relación a Dios, al prójimo y a sí mismo (J. Dehilly, Diccionario bíblico). José fue justo en todas las acepciones de la palabra; en él se dieron en plenitud todas las virtudes, en una vida sencilla, sin relieve humano especial. Al considerar sus virtudes, ocultas en ocasiones a los ojos de los hombres pero resplandecientes siempre a los ojos de Dios, hemos de tener en cuenta que a veces no son valoradas por aquellos que sólo viven en la superficie de las cosas y de los acontecimientos; de los que se preocupan por lo que parecen y no piensan qué es lo que deben ser. Nuestra vida, como la de San José, consiste en buscar a Dios en el quehacer diario, encontrarle, amarle y alegrarnos en Su amor.

II. La primera virtud que se manifiesta en San José es la humildad, al descubrir la grandeza de su vocación y su propia poquedad. Nosotros como él, debemos mirar los acontecimientos a la luz de la propia vocación, vivida en su más plena radicalidad (Juan Pablo II, Exhor. Apost. Christifideles laici), y admirarnos una y otra vez ante tanto don de Dios y agradecer la bondad del Señor que nos llama a trabajar en su viña. Y porque fue humilde, la fe de José se mantuvo siempre firme. La palabra de Dios transmitida por el Ángel le esclarece la concepción virginal del Salvador, y José creyó con sencillez de corazón. Más tarde, su fe se puso nuevamente a prueba con su pobreza, cuando no puede ofrecer un lugar digno para el nacimiento del Hijo del Altísimo; o cuando tuvo que huir precipitadamente a Egipto. ¡Cuántas veces nuestra fe habrá de reafirmarse ante acontecimientos que no entendemos! La esperanza de San José se puso de manifiesto en su anhelo creciente ante la llegada del Redentor, que había de estar a su cuidado. Su amor a Jesús y a María, alimentado por la fe y la esperanza, creció de día en día. Nadie les quiso tanto como él. III. Los innumerables dones que recibió San José para cumplir la misión recibida de Dios y su perfecta correspondencia hicieron del Santo Patriarca un hombre lleno de virtudes humanas y sobrenaturales. “Yo me lo imagino joven, fuerte, quizás con algunos años más que Nuestra Señora, pero en la plenitud de la edad y de la energía humana” (S. Josemaría Escrivá, Es Cristo que pasa, 40). Su santidad se traslucía en su hombría de bien delante de los hombres. Un hombre del que los demás se podían fiar, leal con los amigos y clientes, capaz en su trabajo, agradable y cordial en el trato, alegre y con un corazón puro e irreprochable. Y siempre con un oído dispuesto para captar el querer divino y llevarlo a cabo. Pidámosle que nos ayude a imitarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s