Viernes 16 de Abril

Reflexión sobre el evangelio

«¿Cómo compraremos pan para que coman éstos?»: Jesús es sensible a las necesidades espirituales y materiales de los hombres. Aquí le vemos tomando la iniciativa para satisfacer el hambre de aquella multitud que le sigue. Con estos diálogos y el milagro que va a realizar, Jesús enseña también a sus discípulos a confiar en Él ante las dificultades que encontrarán en sus futuras tareas apostólicas, emprendiéndolas con los medios que tengan, aunque sean insuficientes, como en este caso lo eran los cinco panes y los dos peces. Él aportará lo que falta. En la vida cristiana hay que poner al servicio del Señor lo que tengamos, aunque nos parezca muy poco. El Señor sabrá multiplicar la eficacia de esos medios tan insignificantes.

Meditación

Medios humanos y medios sobrenaturales

I. Jesús nos hace ver, a veces, que los problemas nos superan, que podemos poco o nada ante la situación que tenemos por delante. Y nos pide que no nos fijemos demasiado en los recursos humanos, porque nos llevarían al pesimismo, sino que nos apoyemos más en los medios sobrenaturales. Nos pide ser sobrenaturalmente realistas; es decir, contar con Jesús, con su poder. Quiere el Señor que huyamos tanto de pensar en el esfuerzo humano como única ayuda, como de la pasividad, que, bajo pretexto de un abandono total en las manos de Dios, convierte la esperanza en una pereza espiritual disimulada. El Señor no quiere en nuestra vida, que por ser insuficientes o escasos los instrumentos con que contamos, nos quedemos sin hacer nada. Nos pide Jesús fe, obediencia, audacia y hacer siempre lo que esté en nuestras manos: no dejar de poner ningún medio humano a nuestro alcance y, a la vez, contar con Él, conscientes de que nuestras posibilidades son siempre muy pequeñas. El Señor bendice nuestros esfuerzos y los multiplica.

II. Cuando Jesús envía a sus discípulos en su primera misión apostólica, les urge para que salgan sin demora al cumplimiento de su labor, y para que, desde el principio, aprendan a apoyarse en los medios sobrenaturales, les quita toda ayuda humana. Salen los Apóstoles sin nada, para que se vea que no son suyas las curaciones y los milagros que realizan; que sus cualidades humanas no bastan para que la gente se disponga a recibir el reino de Dios. No deben preocuparse por carecer de bienes materiales y de cualidades humanas extraordinarias; lo que falte, Dios lo proveerá en la medida necesaria. Contar siempre con Dios en primer lugar, es buena señal de humildad. No obstante, el Señor también pedirá que pongamos todos los medios humanos a nuestro alcance, como si de ello dependiera todo el éxito de la empresa. III. Aunque los medios sobrenaturales son lo primero en todo apostolado, quiere el Señor que utilicemos todas las posibilidades humanas a nuestro alcance. La gracia no suplanta la naturaleza, y no podemos pedir gracias extraordinarias del Señor, cuando, por los conductos ordinarios, ha puesto Dios en nuestras manos los instrumentos que necesitamos. De ahí la importancia de cultivar las virtudes humanas, soporte de las sobrenaturales y medio necesario en el afán de acercar a los demás a Dios. Con Dios no hay imposibles: “Convéncete: no tienes de qué maravillarte. Confiando en Dios –¡confiando de veras!–, las cosas resultan fáciles. Y además se sobrepasa siempre el límite de lo imaginado” (S. Josemaría Escrivá, Surco).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s