Jueves 3 de Junio

Reflexión sobre el Evangelio

Este mandamiento de la Antigua Ley, ratificado por Jesús, manifiesta, ante todo, el amor de Dios que quiere entablar una comunicación íntima con el hombre: «¡Verdaderamente Dios se muestra deseoso de nuestro amor! No le bastó concedernos la gracia de consentir que le amásemos (…); va más adelante en declararnos su pasión amorosa; nos ordena amarle con todas las fuerzas, a fin de que ni la consideración de su Majestad y de nuestra miseria, cosas tan infinitamente dispares, ni cualquier otro pretexto nos aparte de su amor. En ello muestra bien que no nos puso inútilmente la inclinación a amarle, pues para que no quedase frustrada, nos apremia a ejercitarla mediante un mandamiento general; y para que se pueda cumplir este mandamiento, a ningún hombre regatea los medios indispensables» (San Francisco de Sales, Tratado del amor de Dios, libro 2, cap. 8).

Meditación

El primer mandamiento

I. El pueblo elegido sabía perfectamente la existencia de un único Dios, verdad conocida por la luz natural de la razón. Sin embargo, al ponerse en contacto con naciones paganas, –cuyo poder, riqueza y cultura eran muy superiores a las de ellos–, les atraían y deslumbraban sus ídolos, lo cual era para ellos una tentación constante, y una causa frecuente de su alejamiento del Dios verdadero, el que les sacó de la tierra de Egipto. Muchos hombres civilizados de nuestros días, nuevos paganos, levantan ídolos mejor construidos y más refinados que se presentan bajo capa de “progreso” o que proporcionan más material bienestar, más placer, más comodidad… con un completo olvido de su ser espiritual y de su salvación eterna: su Dios es el vientre, y su gloria la propia vergüenza, pues ponen el corazón en las cosas terrenas (San Pablo, Carta a los Filipenses). Es la idolatría moderna, a la que se ven tentados también muchos cristianos, olvidando el inmenso tesoro de su fe, la riqueza del amor a Dios.

II. Son muchas las razones que nos mueven a amar a Dios: nos sacó de la nada y Él mismo nos gobierna, nos facilita las cosas necesarias para la vida y el sustento… (Catecismo Romano, III, 2, n.6); nos elevó al orden de la gracia al redimirnos del poder del pecado por la Muerte y Pasión de su Hijo Unigénito, nos dio la dignidad de ser hijos suyos y templos del Espíritu Santo. Se falta al amor a Dios cuando no se le da el culto debido, cuando no se ora o se ora mal, en las dudas voluntarias contra la fe, la lectura de libros o revistas que atentan a la fe o a la moral, al dar crédito de supersticiones o doctrinas –que se presentan como científicas– que se oponen a la fe, ambas fruto de la ignorancia; al exponerse –o exponer a los hijos, a aquellas personas que tenemos a nuestro cuidado– a influencias dañinas para la fe o la moral; al desconfiar de Dios, de su poder o de su bondad. Nosotros queremos tener puesto el corazón en el Señor y en las personas y en las tareas que realizamos por Él y con Él. III. El amor a Dios abarca todos los aspectos de la vida del hombre y tiene muchas manifestaciones: si le damos el culto que le es debido, a través de nuestro trabajo bien hecho, del cumplimiento fiel de nuestros deberes en la familia, en la empresa, en la sociedad; con nuestra mente, con el corazón, con el porte exterior, propio de un hijo de Dios. El amor a Dios, y el verdadero amor al prójimo, se alimenta en la oración y en los sacramentos, en la lucha por superar nuestros defectos, en mantenernos en Su presencia a lo largo del día. Pensemos en qué tenemos el corazón a lo largo del día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s