Sábado 7 de Agosto

Reflexión sobre el evangelio

En el episodio de la curación de este muchacho se manifiesta de un lado la omnipotencia de Jesucristo, y de otro el poder de la oración hecha con fe. El cristiano, en virtud de la unión profunda con Cristo, por la fe participa, de alguna manera, de la misma Omnipotencia de Dios, hasta el punto de que Jesús llegará a decir en otra ocasión: «El que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y las hará mayores que éstas porque yo voy al Padre» (Ioh 14,12).

Meditación

El poder de la fe

I. Cuando nuestra fe es profunda participamos de la Omnipotencia de Dios, hasta el punto de que Jesús dice: ‘el que cree en Mí, también hará las obras que Yo hago’ (Jn 14, 12-14). También dice a los Apóstoles en el Evangelio de la Misa que podrían ‘trasladar montañas’ de un lugar a otro: la palabra del Señor se cumple todos los días en la Iglesia de un modo superior. Algunos Padres de la Iglesia señalan que se lleva a cabo el hecho de ‘trasladar una montaña’ siempre que alguien, con la ayuda de la gracia, llega donde las fuerzas humanas no alcanzan, como sucede en la obra de nuestra santificación personal, que el Espíritu Santo va realizando, y en el apostolado.

II. Los Apóstoles no pudieron librar a un endemoniado por la falta de fe necesaria (San Marcos) ‘Señor, ¿porqué no hemos podido curar al muchacho?’ Y contesta el Señor: ‘Esta especie de demonios no puede expulsarse sino por la oración y el ayuno’. Nuestra fe también debe expresarse en oración y mortificación. La dureza interior del corazón de algunos de los que nos rodean, necesita, según los casos, de mayores medios sobrenaturales. No dejemos a las almas sin remover por falta de oración y ayuno. La palabra imposible no existe en el alma que vive de fe verdadera: si surgen dificultades, más abundante llega también la gracia de Dios; si aparecen más dificultades, del Cielo baja más gracia de Dios; si hay muchas dificultades, hay mucha gracia de Dios.

III. Las dificultades proceden o se agrandan con frecuencia por la falta de fe. La vida de fe produce un sano ‘complejo de superioridad’, que nace de una profunda humildad personal; y es que ‘la fe no es propia de los soberbios sino de los humildes’, recuerda San Agustín (Catena Aurea): responde a la convicción honda de saber que la eficacia viene de Dios y no de uno mismo. Esa fe capaz de trasladar montes se alimenta en el trato íntimo con Jesús en la oración y en los sacramentos. Nuestra Madre Santísima nos enseñará a llenarnos de fe, de amor y de audacia ante el quehacer que Dios nos ha señalado en medio del mundo, pues Ella es ‘el buen instrumento que se identifica por completo con la misión recibida. Una vez conocidos los planes de Dios, Santa María los hace cosa propia; no son algo ajeno para Ella. En el cabal cumplimiento de tales proyectos compromete por entero su entendimiento, su voluntad y sus energías’ (J.M. Perosanz, La hora sexta). Pidamos a Nuestra Madre que nos ayude, como Ella, a vivir de fe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s