Domingo 22 de Agosto

Reflexión sobre el Evangelio

El misterio eucarístico aparece incomprensible a muchos de los oyentes. Jesucristo exige de sus discípulos que acepten sus palabras por ser Él quien las dice. En esto consiste el acto sobrenatural de la fe: «en que, con inspiración y ayuda de la gracia de Dios, creemos ser verdadero lo que por Él ha sido revelado, no por la intrínseca verdad de las cosas percibidas por la luz natural de la razón, sino por la autoridad del mismo Dios que revela, el cual no puede engañarse ni engañarnos» (Conc. Vat. I, Const. Dogm. Dei Filius, cap. 3).

Meditación

Seguir a Cristo

I. Después del anuncio de la Eucaristía en la sinagoga de Cafarnaum, muchos discípulos abandonaron al Maestro porque les pareció difícil de aceptar el misterio eucarístico. Jesús plantea a sus discípulos por quién se quieren decidir (Jn 6, 61-70): ¿También vosotros queréis marcharos? Y Pedro, en nombre de todos, le dice: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna; nosotros hemos creído y conocido que Tú eres el Santo de Dios. Los Apóstoles dicen que sí una vez más a Cristo. También nosotros hemos dicho que sí, para siempre, a Jesús. Hemos abrazado la Verdad, la Vida y el Amor. Hoy es buena ocasión para examinar cómo es nuestra entrega al Señor, si dejamos con alegría todo los que nos aparte del seguimiento del Señor. Decir que sí al Señor en todas las circunstancias significa también decir no a otros caminos, a otras posibilidades. Él es el Amigo; sólo Él tiene palabras de vida eterna.

II. Nosotros, un día, encontramos a Jesús, y vimos abierto y señalizado el camino que nos conducía a Él; por fin, nuestra libertad no sólo servía ya para ir de un lado a otro sin rumbo fijo, sino para caminar hacia un objetivo: Cristo. Para muchos, desgraciadamente, la libertad significa seguir los impulsos o los instintos, dejarse llevar por las pasiones o por los que les apetece en un momento dado, sin comprender que en realidad se vuelven esclavos de ellas. Para nosotros, las señales que garantizan nuestra libertad, son los Mandamientos de Dios, las leyes y enseñanzas de la Iglesia, los consejos que recibimos en la dirección espiritual; y aunque en ocasiones estas señales nos lleven por caminos menos cómodos, los seguiremos con alegría, porque nos llevan con seguridad a Cristo.

III. Las señales que el Señor nos va dando son de fiar: son brillantes puntos de luz que iluminan el camino, para que lo podamos ver y recorrer con confianza. Mientras cada día seguimos a Cristo, experimentamos la alegría de nuestra elección y el ensanchamiento de nuestra libertad, vemos a nuestro alrededor cómo viven en servidumbre quienes un día volvieron la espalda a Dios o no quisieron conocerle. Cuando le decimos al Señor: mi libertad para Ti, imitamos a la que supo decir: He aquí la Esclava del Señor, hágase en mí según Tu palabra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s