Domingo 5 de Septiembre

Reflexión sobre el Evangelio

En el milagro del sordomudo podemos encontrar además una imagen de la actuación de Dios en las almas: para creer es necesario que Dios abra nuestro corazón a fin de que podamos escuchar su palabra. Después, como los Apóstoles, podremos anunciar con nuestra lengua las grandezas divinas (cfr Hch 2,11). En la Liturgia de la Iglesia el Espíritu Santo es comparado al dedo de la diestra de Dios Padre. El Consolador realiza en nuestras almas, en el orden sobrenatural, efectos comparables a los que Cristo ha realizado en el cuerpo del sordomudo.

Meditación

Oír a Dios y hablar de Él

I. La liturgia de la Misa es una llamada a la esperanza, a confiar plenamente en el Señor. El Evangelio (Mc 7, 31-37) narra la curación de un sordomudo. En este pasaje podemos ver una imagen de la actuación del Señor en las almas: libra al hombre del pecado, abre su oído para escuchar la Palabra de Dios y suelta su lengua para alabar y proclamar las maravillas divinas. En el Bautismo, el Espíritu Santo nos dejó libre el oído para escuchar la palabra de Dios, y nos dejó expedita la lengua para anunciarla por todas partes: Y esta acción se prolonga a lo largo de nuestra vida. Nosotros escucharemos la palabra de Dios y la transmitiremos si tenemos el oído atento a las continuas mociones del Espíritu Santo y si tenemos la lengua bien dispuesta para hablar de Dios sin respetos humanos.

II. Muchos tienen los oídos cerrados a la Palabra de Dios, y muchos también quienes se van endureciendo más y más ante las innumerables llamadas de la gracia. Nuestro apostolado paciente y tenaz, lleno de comprensión, hará que muchas personas escuchen la voz de Dios. Los cristianos no podemos permanecer mudos cuando debemos hablar de Dios y de su mensaje ante las muchas oportunidades que el Señor nos pone para que mostremos a todos el camino de la santidad en medio del mundo. Los demás lo esperan, y les defraudamos si permanecemos callados. Muchos son los motivos para hablar de la belleza de la fe, de la alegría incomparable de tener a Cristo, especialmente ahora ante la avalancha de ideas y de errores doctrinales y morales ante los cuales muchos se sienten indefensos. ¿Acaso vamos a permanecer impasibles? La misión que recibimos en el Bautismo hemos de ponerla en práctica durante toda la vida, en toda circunstancia.

III. También la lengua se ha de soltar para hablar con claridad del estado del alma en la dirección espiritual, siendo muy sinceros, exponiendo con sencillez lo que nos pasa, los deseos de santidad y las tentaciones del enemigo, las pequeñas victorias y los desánimos, si los hubiera. El oído ha de estar libre para escuchar atentamente las muchas enseñanzas y sugerencias que nos quiera hacer llegar el Maestro a través de la dirección espiritual (R. Garrigou Lagrange, Las tres edades de la vida interior). Con sinceridad y docilidad, la batalla está siempre ganada. La Virgen siempre tuvo el oído atento para escuchar la voluntad de Dios. Pidámosle que nos enseñe a oír atentamente lo que nos dice de parte de Dios, y a ponerlo en práctica.