Martes 10 de mayo

Reflexión sobre el Evangelio

«Mis ovejas escuchan mi voz»: Los que no oponen resistencia a la gracia divina llegan a creer en Jesús, son conocidos y amados por el Señor, entran bajo su protección y permanecen fieles ayudados por su gracia, prenda de la vida eterna que finalmente recibirán del Buen Pastor. Es verdad que en este mundo tendrán que luchar y sufrirán heridas; pero si se mantienen unidos al Buen Pastor nadie ni nada arrebatará de las manos de Cristo a sus ovejas, porque más fuerte que el Maligno es nuestro Padre Dios. La esperanza de que el Señor nos concederá la perseverancia final se basa no en nuestras propias fuerzas sino en la misericordia divina; tal esperanza debe constituir un motivo continuo de lucha por corresponder a la gracia y ser fieles cada día a las exigencias de nuestra fe.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s