Domingo 29 de mayo

Reflexión sobre el Evangelio

San Lucas, que narrará con más detalle al comienzo del libro de los Hechos la Ascensión del Señor a los cielos, resume aquí este misterio con el que termina la presencia visible de Jesús en la tierra. No era conveniente, explica santo Tomás, que Cristo permaneciese en la tierra después de la Resurrección, si no que convenía que subiese al Cielo. Aunque su cuerpo resucitado ya tenía la gloria esencial, la Ascensión al Cielo le confiere un aumento de la gloria de que gozaba, por la dignidad del lugar al que ascendía (cfr Suma Teológica, III, q. 57, a. 1).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s