Miércoles 20 de julio

Reflexión sobre el Evangelio

En los labios de Jesucristo las parábolas adquieren una fuerza singular. Con este modo de hablar Jesús atrae la atención de sus oyentes, los cultos y los incultos, y, a través de las cosas más elementales de la vida cotidiana, les da luz acerca de las realidades sobrenaturales más profundas. Jesucristo empleó este género didáctico con suma maestría y perfección; sus parábolas son inconfundibles, tiene el sello de su personalidad y, por medio de ellas, nos ha revelado de manera gráfica las riquezas de la Gracia, la vida de la Iglesia, las exigencias de la fe y hasta el misterio del ser mismo de Dios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s