Lunes 8 de agosto

Reflexión sobre el Evangelio

Jesucristo enseñaba a sus discípulos mediante cosas grandes y pequeñas. A Pedro, que debía ser roca sobre la que iba a fundar su Iglesia (Mt 16,18-19), después de prepararle con el magnífico episodio de la Transfiguración (Mt 17,1-8), le hace ver ahora su divinidad mediante un milagro de apariencia intrascendente. Además es de notar la pedagogía de Jesús: después del segundo anuncio de su Pasión, sus discípulos habían quedado tristes (Mt 17,22-23); ahora levanta el ánimo de Pedro con este milagro de características tan íntimas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s