Jueves 11 de agosto

Meditación

La deuda para con Dios

I. Adeudamos tanto a Dios que nos es imposible pagarle, somos unos deudores insolventes. La lista de beneficios que nos otorga es incontable: nos creó con preferencia a muchos otros, nos dio un alma inmortal, irrepetible, destinada, junto con nuestro cuerpo, a ser eternamente feliz en el Cielo. Le debemos la conservación en la existencia, pues sin Él volveríamos a la nada, las cualidades del cuerpo y del espíritu, la vida y todos los bienes que tenemos. Por encima de este orden natural, estamos en deuda con Él por el beneficio de la Encarnación de su Hijo, por la Redención, por la filiación divina. Le debemos el don inmenso de ser hijos de la Iglesia, por los sacramentos, especialmente por la Sagrada Eucaristía, por la Comunión de los Santos, por los beneficios de los Santos que ya están en el Cielo, de las almas del Purgatorio y de los Ángeles. Y agradecerle porque nos dio a Nuestra Madre, La Santísima Virgen.

II. ‘Ten paciencia conmigo y te lo pagaré todo’… le dice el siervo a su Rey cuando quiso arreglar cuentas con él (Mt 18, 23-25). Con Cristo, unidos a Él, podemos decir: todo te lo pagaré. La Misa es la más perfecta acción de gracias que puede ofrecerse a Dios, y a pesar de nuestra poquedad, ofrecemos al Padre el sacrificio del Hijo y uniremos nuestra personal oblación. Acudimos diariamente al Santo Sacrificio con ánimo agradecido, y le decimos a Dios Padre en unión con Jesucristo: ¡qué bueno eres, Padre!, ¡Gracias por todo!: por aquellos bienes que contemplo a mi alrededor y por esos otros, aún mayores, que Tú me das y que ahora están ocultos a mis ojos.

III. Gracias siempre y en todo lugar…: Debemos ser agradecidos con Dios en todo momento y circunstancia, aun cuando nos cueste entender algún acontecimiento, porque un golpe, cuando viene de un Padre, es también prueba de Amor, ‘porque quita nuestras aristas para acercarnos a la perfección’ (S. Josemaría Escrivá, Forja). Esta actitud agradecida con Dios, debemos trasladarla a nuestra vida corriente para mostrarnos agradecidos por tantos servicios que recibimos en nuestra vida familiar y social. Como también hemos contraído deudas con Dios por nuestros pecados y faltas de correspondencia, quiere que perdonemos las ofensas que los demás puedan hacernos, que en realidad son pequeñeces en relación con nuestras ofensas a Dios. Cuando perdonamos y olvidamos, imitamos al Señor, pues nada ‘no asemeja tanto a Dios como estar siempre dispuestos al perdón’ (San Juan Crisóstomo, Homilías sobre San Mateo).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s