Lunes 22 de agosto

Reflexión sobre el Evangelio

La doctrina de Nuestro Señor sobre el juramento está expuesta en el Sermón de la Montaña. Jesús elimina la casuística minuciosa de los fariseos para apuntar directamente a la rectitud de intención del que jura y para recalcar la majestad y dignidad de Dios. Lo que pide Jesús es un corazón puro, sin engaño.

Reprende el Señor sobre todo la actitud de desvirtuar el juramento, que tenían los doctores de la Ley, faltando con ello al respeto hacia las cosas sagradas y, principalmente, hacia el Nombre Santo de Dios. Jesús llama la atención, por tanto, sobre el precepto de la Ley: «No tomarás en vano el nombre del Señor, tu Dios».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s