Viernes 2 de diciembre

Reflexión sobre el Evangelio

«Que nadie lo sepa»: ¿Por qué el Señor no quería que publicaran el milagro? Porque tenía que llevar un plan progresivo en la manifestación de que era el Mesías, Hijo de Dios. Por tanto, no quería precipitar los acontecimientos ni que las multitudes entusiasmadas lo proclamaran el Rey Mesías, con una mentalidad nacionalista que Él quería evitar. Esto no será sólo un riesgo, sino una realidad. En otro momento, cuando el milagro de la multiplicación de los panes y los peces (Jn 6,14-15), «aquellos hombres, viendo el milagro que Jesús había hecho, decían: Este es verdaderamente el Profeta que viene al mundo. Jesús, conociendo que iban a venir para llevárselo y hacerlo rey, se retiró de nuevo al monte él solo».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s