Domingo 4 de diciembte

Reflexión sobre el Evangelio

«Raza de víboras…»: San Juan echa en cara a los fariseos y saduceos las disposiciones con que acuden a él. No se trata de un rito más de purificación. Sino que la predicación y el bautismo de Juan exigen una verdadera conversión interior del alma, disposición necesaria para alcanzar la gracia de la fe en Jesús. A la luz de estas consideraciones se entiende la dureza de las palabras proféticas del Bautista, porque, en efecto, gran parte de ellos rechazaron a Jesús como Mesías.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s