Miércoles 8 de febrero

Reflexión sobre el Evangelio

«En el modo de expresarse los hombres, que han recogido las Sagradas Escrituras para que podamos entender así las cosas divinas, el corazón es considerado como el resumen y la fuente, la expresión y el fondo último de los pensamientos, de las palabras, de las acciones» (S. Josemaría Escrivá, Es Cristo que pasa, n. 164). La bondad o malicia, la calidad moral de nuestros actos no depende de su carácter espontáneo, instintivo. El Señor mismo nos dice que del corazón humano pueden salir acciones pecaminosas. Tal posibilidad se entiende si tenemos en cuenta que, después del pecado original, el hombre «fue mudado en peor» según el cuerpo y el alma y, por tanto, quedó inclinado al mal. Con las palabras de este pasaje del Evangelio, el Señor restituye la moral en toda su pureza e interioridad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s