Martes 11 de Febrero

Reflexión sobre el Evangelio

«Pero ustedes dicen»: Jesucristo, que es el intérprete auténtico de la Ley, porque en cuanto Dios es autor de ella, aclara el verdadero alcance del cuarto mandamiento frente a las explicaciones erróneas de la casuística judía. En otras muchas ocasiones Nuestro Señor corrigió las interpretaciones equivocadas de los maestros judíos. Así ocurre, por ejemplo, cuando recuerda aquella frase del Antiguo Testamento: «Id y aprended qué sentido tiene: Misericordia quiero y no sacrificios» (Os 6,6), que nos ha conservado san Mateo (9,13).

Meditación

El cuarto mandamiento

I. A Dios le es tan grato el cumplimiento del Cuarto Mandamiento que lo adornó de incontables promesas de bendición: El que honra a su padre expía sus pecados; y cuando rece será escuchado. Y como el que atesora es el que honra a su madre. El que respeta a su padre tendrá larga vida (Si 3, 4-5, 7). Santo Tomás de Aquino, enseña que la vida es larga cuando está llena, y esta plenitud no se mide por el tiempo, sino por las obras (Sobre el precepto de la caridad). El Cuarto Mandamiento, que es también de derecho natural, requiere de todos los hombres, la ayuda abnegada y llena de cariño a los padres, especialmente cuando son ancianos o están más necesitados (B. Orchard y otros, Verbum Dei). Dios paga con felicidad, ya en esta vida, a quien cumple con amor este mandamiento. San Josemaría Escrivá de Balaguer solía llamarlo el ‘dulcísimo precepto del Decálogo’, porque es una de las más gratas obligaciones que el Señor nos ha dejado.

II. El único que puede considerarse Padre en toda su plenitud es Dios, de quien deriva toda paternidad en el cielo y en la tierra (Ef 3, 15). Nuestros padres, al engendrarnos, participaron de esa paternidad de Dios que se extiende a toda la Creación. En ellos vemos un reflejo del Creador, y al amarles y honrarles, en ellos estamos honrando y amando también al mismo Dios, como Padre. El amor a Dios tiene unos derechos absolutos, y a él deben subordinarse todos los amores humanos, incluyendo el de los padres. Son muchas manifestaciones del Cuarto Mandamiento: amar y respetar a nuestros padres; cuando pedimos a Dios por su felicidad, cuando los socorremos con lo necesario para su sustento y una vida digna, o cuando están enfermos; entonces debemos poner los medios para que reciban los Sacramentos. Y cuando una vez difuntos, cuidando sus funerales, las misas por su alma, y ejecutando fielmente su testamento (Catecismo Romano, III, 5, nn 10-12). III. El primer deber de los padres es amar a los hijos con amor verdadero, independientemente de sus cualidades, porque son sus hijos y porque son hijos de Dios. Su amor se manifestará en su esfuerzo para que en los hijos arraiguen las virtudes humanas y sean buenos cristianos. Los padres son administradores de un inmenso tesoro de Dios, por lo que deben ser ejemplares, especialmente en su amor a Cristo. Al terminar nuestra oración, ponemos a nuestra familia bajo la protección de la Virgen y de los Ángeles Custodios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s