Viernes 28 de Mayo

Reflexión sobre el Evangelio

«Jesús se acercó a ver si encontraba higos»: No cabe duda de que Jesús sabía que no era tiempo de higos; por tanto, es claro que no pretendía comerlos, sino que esta acción tiene un significado más profundo. Los Santos Padres, cuyo sentir recoge San Beda en su comentario al pasaje, nos enseñan que el milagro de Jesús tiene una intención alegórica: Jesús había venido a los suyos, al pueblo judío, con hambre de encontrar frutos de santidad y buenas obras, pero no encontró sino las prácticas exteriores, que, al no tener su correspondiente fruto, se quedaban reducidas a mera hojarasca. Del mismo modo Jesús, al entrar en el Templo, echará en cara a los allí presentes que el Templo de Dios, que es casa de oración –fruto de la auténtica piedad–, lo han convertido en lugar de mercado –hojarasca externa y sin valor–. «También tú –concluye San Beda– si no quieres ser condenado por Cristo, debes guardarte de ser árbol estéril, para poder ofrecer a Jesús, que se ha hecho pobre, el fruto de piedad que necesita» (In Marci Evangelium expositio, in loc.).

Dios quiere que existan el fruto y las hojas; cuando, por falta de rectitud de intención, sólo hay hojas, lo que se ve, la apariencia, podemos temer que allí no exista más que una obra puramente humana, sin relieve sobrenatural, consecuencia de la ambición, de la soberbia y del afán de figurar.

Meditación

Obras son amores: apostolado

I. Salió Jesús de Betania camino de Jerusalén, y sintió hambre, según nos dice San Marcos en el Evangelio de la Misa (11, 11-26). Cristo quiso participar de las limitaciones humanas para que aprendiéramos a santificarlas. Jesús se acercó a una higuera por si encontraba algo para comer, pero no halló más que hojas, pues no era tiempo de higos. La maldijo el Señor: Nunca jamás coma nadie fruto de ti. Al día siguiente todos vieron que la higuera se había secado de raíz. Jesús quiso enseñar a sus discípulos que Dios había venido al pueblo judío con hambre de frutos de santidad y solamente había encontrado prácticas exteriores sin vida, hojarasca sin valor. También aprendieron que todo tiempo debe ser bueno para dar frutos. No podemos esperar circunstancias especiales para santificarnos. Dios se acerca a nosotros buscando buenas obras en la enfermedad, en el trabajo ordinario, cuando hay exceso de quehaceres, en el tiempo ordenado y tranquilo, en vacaciones, en el fracaso: en todas las circunstancias porque Él nos da las gracias convenientes.

II. La vida interior del cristiano, si es verdadera, va acompañada de frutos: obras externas que aprovechan a los demás. Obras son amores y no buenas razones. “¡Hay que moverse, hijos míos, hay que hacer! Con valor, con energía, con alegría de vivir, porque el amor echa lejos de sí el temor (Jn 4, 18) con audacia, sin timideces… No olvidéis que, si se quiere, todo sale: Dios no niega su ayuda al que hace lo que puede” (S. Josemaría Escrivá, Carta 6-V- 1945). La vida interior que no se manifiesta en obras concretas, se queda en mera apariencia, y necesariamente se deforma y muere. Si crece nuestra intimidad con Cristo es lógico que mejoren nuestro trabajo, el carácter, el modo de tratar a los que están cerca de nosotros, las virtudes de convivencia: la cordialidad, el optimismo, el orden, la afabilidad… Son frutos que el Señor espera de nosotros. El amor, para crecer, para sobrevivir, necesita expresarse en realidades. III. Por falta de vida interior se da lugar al activismo (hacer, moverse… sin estar respaldados por una honda vida de oración), que a la postre resulta estéril, ineficaz, y es síntoma frecuentemente de falta de rectitud de intención. Allí no existe más que una obra puramente humana, sin relieve sobrenatural, quizá consecuencia de la ambición o del afán de figurar. El otro extremo, también funesto es la pasividad. Examinemos hoy nuestra vida y veamos si podemos presentar al Señor frutos maduros, realidades hechas con un sacrificio alegre. Acudamos a la Virgen quien nos enseñará a dar frutos de apostolado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s