Domingo 16 de enero

2ª Semana del Tiempo Ordinario

Antífona de Entrada

Que se postre ante ti, Señor, la tierra entera; que todos canten himnos en tu honor y alabanzas a tu nombre.

Oración Colecta

Dios todopoderoso y eterno, que gobiernas los cielos y la tierra, escucha con amor las súplicas de tu pueblo y haz que los días de nuestra vida transcurran en tu paz.
Por nuestro Señor Jesucristo…
Amén.

Primera Lectura

Lectura del libro del profeta Isaías 62, 1-5

Por amor a Sión no callaré, por amor a Jerusalén no reposaré, hasta que surja la aurora de justicia y su salvación brille como antorcha.

Las naciones verán tu justicia, y los reyes, tu gloria; te llamarán con un nombre nuevo pronunciado por la boca del Señor. Serás corona de gloria en la mano del Señor, diadema real en la palma de tu Dios.

Ya no te llamarán «Abandonada» ni a tu tierra «Desolada»; sino que te llamarán «Mi preferida», y a tu tierra «Desposada», porque el Señor se ha complacido en ti y se ha desposado con tu tierra. Como un joven se desposa con su novia, así se casará contigo el que te construyó; como se alegra el esposo con su esposa, así se alegrará tu Dios contigo.
Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

Salmo Responsorial

Del salmo 95
Cantemos la grandeza del Señor.

Cantemos al Señor un nuevo canto, que le cante al Señor toda la tierra; cantemos al Señor y bendigámoslo.
Cantemos la grandeza del Señor.

Proclamemos su amor día tras día, su grandeza anunciemos a los pueblos; de nación en nación, sus maravillas
Cantemos la grandeza del Señor.

Alaben al Señor, pueblos del orbe, reconozca su gloria y su poder y tribútenle honores a su nombre.
Cantemos la grandeza del Señor.

Caigamos en su templo de rodillas. Tiemblen ante el Señor los atrevidos. “Reina el Señor”, digamos a los pueblos, gobierna a las naciones con justicia.
Cantemos la grandeza del Señor.

Segunda Lectura

Uno solo y el mismo Espíritu distribuye sus dones según su voluntad
Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios 12, 4-11

Hermanos: Hay diferentes dones, pero el Espíritu es el mismo; hay diferentes servicios, pero el Señor es el mismo; hay diferentes actividades, pero Dios que hace todo en todos es el mismo. En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común. Uno, recibe el don de la sabiduría; otro, el don de la ciencia; a uno, se le concede el don de la fe; a otro, la gracia de hacer curaciones; a otro más, poderes milagrosos; uno, recibe el don de profecía; otro, el de discernir los espíritus; a uno, se le concede el don de lenguas; a otro, el de interpretarlas.

Pero es uno solo y el mismo Espíritu el que hace todo eso, distribuyendo a cada uno sus dones según su voluntad.
Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

Aclamación antes del Evangelio

Aleluya, aleluya.
Dios nos ha llamado, por medio del Evangelio, a participar de la gloria de nuestro señor Jesucristo.
Aleluya.

Evangelio

La primera señal milagrosa de Jesús, en Caná de Galilea
Lectura del santo Evangelio según san Juan 2, 1-12

En aquel tiempo hubo una boda en Caná de Galilea, a la cual asistió la madre de Jesús. Éste y sus discípulos también fueron invitados. Como llegara a faltar el vino, su madre le dijo a Jesús: «Ya no tienen vino». Jesús le contestó: «Mujer, ¿qué podemos hacer tú y yo? Todavía no llega mi hora». Pero ella dijo a los que servían: «Hagan lo que Él les diga». Había allí seis tinajas de piedra de unos cien litros cada una, que servían para las purificaciones de los judíos. Jesús dijo a los que servían: «Llenen de agua esas tinajas». Y las llenaron hasta el borde. Entonces les dijo: «Saquen ahora un poco y llévenselo al mayordomo».

Así lo hicieron; y en cuanto el mayordomo probó el agua convertida en vino sin saber su procedencia, porque sólo los sirvientes lo sabían, llamó al novio y le dijo: «Todo el mundo sirve primero el vino mejor, y cuando los invitados ya han bebido bastante, se sirve el corriente. Tú, en cambio, has guardado el vino mejor hasta ahora». Esto que Jesús hizo en Caná de Galilea fue la primera de sus señales milagrosas. Así mostró su gloria y sus discípulos creyeron en Él.
Palabra de Dios.
Gloria a Ti, Señor Jesús.

Oración sobre las Ofrendas

Concédenos, Señor, participar dignamente en estos misterios, porque cada vez que se celebra el memorial de este sacrificio, se realiza la obra de nuestra redención.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Amén.

Antífona de la Comunión

Nosotros hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en él.

Oración después de la Comunión

Infúndenos, Señor, el espíritu de tu caridad, para que, saciados con el pan del cielo, vivamos siempre unidos en tu amor.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Amén.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s