Viernes 10 de junio

Reflexión sobre el Evangelio

«Quien mire con malos deseos a una mujer»: Se refiere a la mirada pecaminosa dirigida a toda mujer, casada o no. Nuestro Señor lleva a su plenitud el precepto de la Antigua Ley. En éste sólo se consideraba pecado el adulterio y el deseo de la mujer del prójimo. El deseo: una cosa es sentir y otra consentir. El consentimiento supone la advertencia de la maldad de esos actos (miradas, imaginaciones, deseos impuros), y la voluntariedad que libremente los admite. La prohibición de los vicios implica siempre un aspecto positivo, que es la virtud contraria. La santa pureza es, como toda virtud, eminentemente positiva; nace del primer mandamiento y a él se ordena: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente» (Mt 22,37). «La pureza es consecuencia del amor con el que hemos entregado al Señor el alma y el cuerpo, las potencias y los sentidos. No es negación, es afirmación gozosa» (S. Josemaría Escrivá, Es Cristo que pasa, n. 5). Esta virtud exige poner todos los medios y, si es necesario, heroicamente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s