Sábado 26 de noviembre

Reflexión sobre el Evangelio

Hay que vivir de tal modo que, venga la muerte cuando venga, siempre nos encuentre preparados. Para quienes viven así, la muerte repentina nunca es una sorpresa. A éstos les dice San Pablo: «Vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, de modo que ese día os sorprenda como un ladrón» (1 Ts 5,4). Vivamos, pues, en cintura vigilancia. Consiste la vigilancia en la lucha constante por no apegarnos a las cosas de este mundo (la concupiscencia de la carne, la concupiscencia de los ojos y la soberbia de la vida; cfr 1 Jn 2,16), y en la práctica asidua de la oración que nos hace estar unidos a Dios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s